lunes, 3 de mayo de 2010

Jorge Drexler en Córdoba.


Ayer fue un día magnífico, en Córdoba hacía una temperatura ideal, calorcito pero no demasiado, todo estaba precioso: los balcones de flores, los naranjos, los jardines, todo. Llegué a la 1 más o menos del medio día y aún estuve tres cuartos de hora para aparcar (uno de esos pequeños detalles un tanto farragosos), me dediqué a pasear por la mezquita, el patio de los naranjos, la judería, me acerqué al Jardín Botánico (estaba cerrado), y después ya sólo me dediqué al acontecimiento que me había llevado hasta allí en realidad: El concierto de Jorge Drexler. Era uno de esos artistas pendientes en la lista para poder ir a ver y a disfrutar.
Los conciertos desenmascaran y diferencian a los artistas reales de otros que bueno, se dejan escuchar en un disco grabado y arreglado en un estudio pero que luego, a la hora de demostrar su trabajo real... dejan mucho que desear.
Es la primera vez que veo a Jorge y aunque había visto grabaciones de conciertos no hay nada como la realidad: un músico, compositor genial, con un grupo de músicos a cual mejor. El sonido era extraordinario aún estando a aire libre, claro, limpio. y ellos se portaron... salieron hasta 4 veces y acabamos en una especie de fiesta como si estuviésemos en casa, ya no había sillas, ellos se acercaron todos al borde del escenario y lo pasamos en grande bailando, dando palmas, coreando. El repertorio abarcó prácticamente toda su discografía, desde canciones bastante antiguas hasta las últimas de su recién estrenado disco.
Todavía salieron a firmar y a estar un poco con nosotros: se hicieron fotos, autógrafos.

Es un músico distinto, tiene algo, algo muy especial; para escribir canciones como las que él escribe hay que mirar de un modo profundo el mundo, la realidad y aún no quedarse sólo con eso: pasarlo por el tamiz de la reflexión y hacerlo canción.
Musicalmente es detallista y da igual que toque sólo con su guitarra o acompañado de todos sus músicos, no se escapa nada, de todas partes aparecen sonidos peculiares, instrumentos, y ellos que les roban lo mejor de sus cuerdas, de sus metales.
He ido ya a bastantes conciertos, de toda clase y tipo de artistas pero lo de anoche sólo tiene una palabra que puede definirlo: ESPECTACULAR.
La foto no es mía, me la ha mandado esta mañana muy amablemente, una chica que se sentó a mi lado ¡¡gracias otra vez Violeta!!

2 comentarios:

JuanMita-Kun dijo...

He dado con este blog buscando alguien que hablase del concierto de ayer. La verdad es que fue mágico. Hicieron un gran concierto y el público respondió de la mejor forma. Cantó, bailó y se implicó en el concierto. Porque fue un espectáculo del que formamos parte todos: el artista, los músicos y la gente. Estoy deseando repetir :-)

Josune dijo...

Completamente deacuerdo. Si duda todo fue como fue por todos/as los que estábamos allí formamos parte activa en ello.
Gracias por tu visita y cuando quieras aquí andaré.
O quizá nos encontremos en otro de sus conciertos, porque yo también pienso repetir en cuanto pueda.
Un saludo.